Las personas honestas y sinceras tienen menos, pero mejores amistades


El mundo debería entender que las personas honestas y directas son las mejores. Sin embargo, ocurre que la sinceridad y la honestidad reducen el entorno social. Las personas íntegras, auténticas pasan más tiempo solas, pero menos en soledad.

No todo el que alaba y dice defender la verdad, en realidad lo hace. La hipocresía es un mal endémico de nuestra sociedad neoliberal, donde ser honesto no resulta demasiado rentable, en términos de popularidad. Las apariencias suelen ser uno de los secretos mejor guardados. Demasiada gente tiene la necesidad psicológica de la aprobación. Este es el atajo más frecuente para crear relaciones insustanciales con personas que no merecen la pena. Los vínculos que genera una persona honesta, por el contrario son firmes, fuertes y duraderos.

Anuncios

Si algo no tiene una persona honesta es la necesidad de agradar a todo el mundo. No busca la aprobación de los demás. Y esto ya es mucha ventaja en el camino del bienestar y felicidad personal. Por lo común, las personas hipócritas desarrollan una tendencia mayor a juzgarse así mismas en función de las reacciones de los demás hacia ellas, con lo que, con frecuencia, se ven obligadas a desplegar todo un arte del disimulo. La autoestima de la persona honesta, aunque como casi todo el mundo, guste de la deseabilidad social, suele estar a salvo de las ideas erróneas, pensamientos distorsionados y actitudes disfuncionales a las que puede conducir la necesidad excesiva de ser aprobados por nuestro entorno.

Pocos valores psicológicos son tan necesarios como la honestidad. Esta dimensión de la personalidad es el escalón básico de la sabiduría, un arte que estamos perdiendo, porque, aunque todo el mundo alaba y defiende la verdad, pero en el momento en que alguien se atreve a ser honesto, acaba por ser señalado y criticado. No es fácil por tanto mantener la coherencia entre aquello que uno piensa y luego hace. A menudo, sabemos lo que sentimos pero acabamos comunicando justo lo contrario. Lo hacemos por condicionantes sociales, por temor a hacer daño o llamar la atención.

Anuncios

Sea como sea, hay un aspecto en relación a la honestidad que está claro: estamos ante una cualidad que siempre exigimos a los demás. Gracias a ella construimos confianza y su ambigüedad o apariencia nos instala en la desconfianza. Necesitamos saber que la persona que tenemos en frente y a la que amamos o respetamos como amigo o compañero de trabajo, es sincera y auténtica en todo momento.

“La honestidad es un regalo muy caro, no la esperes de gente barata”.

-Warren Buffett-

¿Cómo identificar a una persona honesta?

Las personas honestas no llevan la sinceridad dibujada en la cara. De hecho, las apariencias son poderosas a la hora valorar a las personas. Debemos aprender a identificarlas. Un buen modo de hacerlo es escuchando, observando, conectando con aquellos que nos rodean y por supuesto, teniendo claro un sencillo detalle: a la honestidad no le van las justificaciones. Veamos cómo se explican estas ideas.

No pierden tiempo en aquello que no les agrada

Las personas honestas emplean su tiempo en lo que suma. No se pierden dando rodeos. Dejan claras las diferencias con asertividad y respeto para marcar las distancias. Y, al hacerlo, no dan ni esperan demasiadas justificaciones. Saben lo inadecuado, lo peligroso para la integridad de sus valores, alargar situaciones que con el paso del tiempo pueden resultar contraproducentes.

No mienten ni toleran las mentiras

Mentimos a nivel individual y a nivel colectivo, en trivialidades y en grandes escándalos financieros, en nuestra vida cotidiana y sobre nuestro pasado. Dejamos la ética de lado por un pequeño descuento, un placer carnal, una nota más alta, una codicia desenfrenada o la leve ventaja respecto a nuestro competidor directo.

Dan Ariely, en su libro “Por qué mentidos…en especial a nosotros mismos” sostiene que todos nos creemos honestos, incluso a sabiendas de que aquello que pensamos y aquello que digamos está a años luz de distancia. Casi siempre mantenemos esa autoimagen intachable donde rara vez nos abandona el sentido de la honestidad.

Cuando se es una persona honesta, el autoengaño es la mentira que menos se puede tolerar, lo que suele acompañarse de la firme determinación de no engañar, tampoco, a los demás. La honestidad es, sin duda, el mejor antídoto contra el malestar que nos provoca la disonancia cognitiva; esto es, el conflicto que experimentamos cuando nuestros actos no están alineados con nuestras creencias. La honestidad es una de las mejores fórmulas para la autoestima saludable.

Anuncios

Personalidades relajadas, mentes tranquilas

La honestidad favorece la salud. No te quepa la menor duda. Mentir genera mucho estrés y esto lleva a la gente mentirosa a episodios frecuentes de ansiedad y de depresión. Alguien deshonesto vive dos realidades, la única y la que quiere hacer que los demás se crean. La deshonestidad abunda y es difícil de erradicar porque muchos hacen de ella su mecanismo de supervivencia. La falta de honestidad provoca conflictos psicológicos de disociación. Anita Kelly, psicóloga de la Universidad de Notre Dame de París, en uno de sus estudios asegura que, ser sinceros y genuinos genera mayor bienestar psicológico y psicosocial.

Saben construir relaciones más significativas

Las relaciones basadas en la confianza mutua son el objetivo de una persona honesta. Sinceridad y respeto es lo que dan y lo que exigen de quienes forman parte de su vida. Los principios éticos son su fundamento. Esto suele conllevar que sus relaciones, tanto íntimas como de amistad sean pocas, aunque, en contrapartida, suelen ser más adecuadas, genuinas y satisfactorias.

2 respuestas para “Las personas honestas y sinceras tienen menos, pero mejores amistades”

  1. Excelente y muy bien explicado me gusto todo acerca del tema pues como en toda familia hay siempre slguien problemática y que cree tener siempre la razon y desgraciadamente hay mucha gente que les cree (gracias)

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .